Un pueblo dividido por su historia se une para salvar su patrimonio

Valora este artículo
(0 votos)

Residentes de ambas partes de Chipre, la griega y la turca, han comenzado a unirse para restaurar su antiguo patrimonio y reparar lazos independientemente de los medios políticos, mientras las conversaciones de paz permanecen estancadas.
Durante la pasada década grecochipriotas y turcochipriotas han unido esfuerzos para reconstruir y restaurar docenes de iglesias, mezquitas y monumentos históricos en esta isla del Mediterráneo, tras haber sido dañadas por los conflictos o simplemente el abandono.
“Estamos cooperando y trabajando juntos, estamos aportando una nueva esperanza en unfuturo mejor para la gente que vive en esta isla”, dice Ali Tuncay, un turcochipriota que integra el consejo bicomunal que supervisa las tareas.
“Algunos amigos nos dicen que somos un modelo en miniatura del futuro de Chipre”, agrega el miembro del Comité Técnico del Patrimonio Cultural.
John Karis, el secretario grecochipriota del comité, está de acuerdo. Expresa que el proyecto era “vital” para acercar a las personas de ambas comunidades. Además de “restaurar los edificios, también restauramos nuestra historia”.
Chipre ha estado dividido desde 1974 cuando las tropas turcas invadieron y ocuparon un tercio del territorio de la isla en su parte norte, como respuesta a un golpe militar fraguado en Atenas durante el “régimen de los coroneles” iniciado en 1967. Fue el corolario de una década de tensiones y violencia entre la mayoría griega y la minoría turca.
El comité es un equipo de 12 personas que supervisa el proyecto lanzado en 2008 y apoyado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).
Seis fueron designadas por la República de Chipre, que es reconocida internacionalmente, y las otras seis por la República Turca del norte de Chipre, que solamente existe para Turquía.
En el corazón de la iniciativa de restauración se encuentra la ciudad de Famagusta, que se jacta de de poseer una antigua ciudad amurallada y asombrosas ruinas medievales. Famagusta pertenece actualmente a la parte norte de Chipre y linda con la zona tapón entre ambas comunidades, la cual es patrullada por efectivos de las Naciones Unidas.
Los trabajos están cambiando la imagen de puntos de referencia de la vieja Famagusta tales como la Iglesia de Santa Ana y la mezquita de los Curtidores.
Los historiadores consideran que la iglesia fue construida en el siglo IV como parte de un complejo monástico que inicialmente perteneció a la orden Católica pero que luego pasó a manos de la secta Maronita en el siglo XIV.
La mezquita de los Curtidores fue originalmente una pequeña iglesia antes que los Otomanos sitiaran a Famagusta. Debe su nombre a los curtidores de cueros que trabajaban en las cercanías y no deseaban ir a mezquitas mayores donde podrían ser rechazados por el olor de sus ropas.
También han sido restauradas la entrada principal de la ciudad amurallada, conocida como “Puerta de Tierra” y la torre del Bastión de Ravelin que la protegía en otra época. Las obras incluyen una mezquita en la localidad cercana de Deneia, dentro de la zona patrullada por los cascos azules de la ONU. Se dice que fue construida con piedras de una iglesia destruida en 1571 durante la campaña militar otomana. En una pared se pueden ver rastros de un mural islámico mientras que en otra pared están enmarcadas las palabras del poeta turco Yunus Emre: “El odio es mi único enemigo".

Información adicional

  • COPETE: “El odio es mi único enemigo”
  • TEMATICA: Chipre

 

UD Portal I En Red Estamos - Todos los derechos reservados

¿Te gusta Ud?

Close

Seguínos en nuestras redes y compartí!