Ha muerto Tom Wolfe, el creador del Nuevo Periodismo

Valora este artículo
(0 votos)

El periodista y escritor estadounidense Tom Wolfe, autor del best-seller «La hoguera de las vanidades», falleció este lunes en Nueva York a los 87 años por una neumonía.
Nacido en Richmond (Virginia) en 1931, Wolfe siempre quiso ser escritor, aunque jamás soñó con alumbrar un nuevo género del que beberían (hasta saciarse) casi todas las generaciones posteriores de periodistas. Fascinado por la mitología oscura del Chicago de finales de los años veinte -«reporteros borrachos huidos de los pupitres del News meando en el río al amanecer; noches enteras en el bar escuchando como cantaba “Back Of The Yards” un barítono que no era otra cosa que una tortillera ciega y solitaria…»-, estudió literatura y periodismo, fracasó en su intento por dedicarse al béisbol, y a principios de los sesenta empezó a teclear noticias para el «Springfield Union», un diario de Massachussets.
Su ambición, sin embargo, le hizo poner rumbo a Washington y a Nueva York, donde en el «Washington Post» primero en el «Herald Tribune» después empezó a buscarle las cosquillas al reporterismo para «ir más allá del periodismo objetivo». De la huelga de periódicos neoyorquinos de 1962, a la que Wolfe llegó al borde de la bancarrota, surgió su primera gran hazaña: 3.000 palabras sobre una feria de coches tuneados de Los Ángeles que dejaron al director de «Esquire» boquiabierto. Ahí estaban, brincando y dándose codazos, los primeros ejemplos de una manera de entender el periodismo que, según Wolfe, tenía que ser «absolutamente verídico y al mismo tiempo, tener la cualidad absorbente de la ficción».
Apasionado de autores como Maupassant, Balzac y Dickens, Wolfe dejó pasar unas cuantas décadas y un sinfín de artículos antes de hincarle el diente a la novela y convertirse, con 57 años, en ese escritor anhelante de reconocimientos que años antes había ridiculizado en las páginas de «El Nuevo Periodismo». «En realidad todo fue un accidente-explicaba el autor en 2013 en una entrevista con ABC-. La gente acusa a los escritores de no ficción de no atreverse a cruzar la gran meta, que es la de la novela, así que me dije: “Muy bien, vamos a probarlo”. Y escribí “La hoguera de las vanidades”. Tuvo un éxito tan inesperado y gané tanto dinero que me dije “¡Dios, tengo que volver a hacer esto otra vez!”».
En efecto, «La hoguera de las vanidades» fue un éxito descomunal en 1987 y, aún hoy, pasa por ser una de las grandes novelas de Nueva York y uno de los más ácidos retratos de la luces y sombras de la alta sociedad, por lo que Wolfe volvió a probar fortuna en 1998 con «Todo un hombre», retrato de las corruptelas y desmanes sobre los que se alza la ciudad de Atlanta.
El autor, fallecido este lunes los 87 años en Nueva York, regresará a la librerías el próximo mes de septiembre, cuando Anagrama publique el ensayo «El reino del lenguaje».

 

UD Portal I En Red Estamos - Todos los derechos reservados

¿Te gusta Ud?

Close

Seguínos en nuestras redes y compartí!