Mostrando artículos por etiqueta: Fútbol argentino

El futbolista uruguayo Santiago “Morro” García fue encontrado sin vida en su domicilio de Mendoza en la mañana de este sábado, causando una verdadera conmoción en el fútbol sudamericano.

Fuentes policiales argentinas informaron que su cuerpo fue hallado sin signos vitales en su departamento, ubicado en el complejo El Bosque de Godoy Cruz. Todo indica que se habría suicidado. A su vez, se notificó que se encontraba en tratamiento psiquiátrico por un cuadro de depresión.

Nacido el 14 de setiembre de 1990, comenzó a jugar al fútbol en las divisiones formativas de Nacional. Equipo en el que debutó a nivel profesional en 2008, conquistando la Copa Uruguaya 2010/2011 y consagrándose máximo artillero, con 23 goles, de la mencionada temporada.

Dejó filas tricolores, para continuar su carrera en Atlético Paranaense (Brasil), Kasimpasa (Turquía), retornar a Nacional, y volver a partir para incorporarse a River Plate de Uruguay, y recalar en 2016 en Godoy Cruz de Mendoza. Club en el que ostenta el título de máximo goleador de la historia, con 51 goles. Fue también el goleador de la Superliga Argentina de 2017/2018.

Información adicional

  • COPETE Conmoción en el fútbol
  • TEMATICA Argentina

Amadeo Raúl Carrizo, uno de los mejores arqueros de la historia del fútbol argentino, falleció esta madrugada a los 93 años en Buenos Aires, tras soportar una prolongada y dura enfermedad.

Plenamente identificado con River, donde había sido nombrado presidente honorario, Carrizo había nacido en Rufino, Santa Fe, el 12 de junio de 1926 y fue considerado un innovador por su rol para defender los arcos, lo que lo llevó a la Selección argentina.

En la conmemoración de su nacimiento, en 2011, el Senado argentino instituyó esa fecha como celebración del "Día del Arquero", que fue usado históricamente como un eufemismo de algo que jamás iba a ocurrir.

Carrizo comenzó a jugar al fútbol defendiendo el arco del BAP de Rufino, en cancha del club San Martín, la cual hoy ya no existe.
Luego de pasar por Junín, debutó en River el 6 de mayo de 1945, disputando 523 partidos, para transformarse en el jugador con mayor cantidad de presencias en la institución.

Fueron 24 años con la camiseta del "Millonario", donde transformó el puesto con un estilo vanguardista para su época, arriesgado por utilizar los pies más de lo "normal".

Carrizo debutó en Primera en 1945, en los tiempos de "La Máquina", y se mantuvo como titular hasta 1969, cuando se despidió de River con nueve títulos en su palmarés (1945, 1947, 1952, 1953, 1955, 1956 y 1957), para cerrar su carrera en Millonarios de Colombia.

Según el portal "Noticias de Rufino", sus restos serán cremados y traídos su ciudad natal, aunque aún no se oficializó la fecha debido a la crisis sanitaria por el coronavirus.

El mismo sitio recordó que cada vez que regresaba a la ciudad para reencontrarse con sus amigos y lugares, brindando colaboración a muchos vecinos, lo que motivó que una plazoleta en su barrio "General San Martín" lleve su nombre y en los próximos días se colocará una imagen realizada por un docente rufinense junto a sus alumnos.

Las notables actuaciones de Carrizo en River lo volcaron irremediablemente a la Selección argentina, aunque no logró trasladar allí sus victorias con la camiseta de River.

El histórico 1-6 sufrido ante Checoslovaquia, en el Mundial de Suecia 1958 -uno de los fracasos deportivos más importantes de Argentina-, lo mantuvo sindicado durante mucho tiempo como uno de los máximos responsables de la eliminación en primera rueda.

Pero Carrizo pudo tener una pequeña revancha personal en la Copa de las Naciones de 1964, en la que el equipo argentino -con una convocatoria improvisada- se consagró campeón con la valla invicta ante rivales de fuste como Portugal, Inglaterra y Brasil, que era el vigente bicampeón del mundo.

El arquero santafesino se destacó especialmente contra el conjunto local comandado por Pelé: le contuvo a Gerson un recordado penal a mano cambiada.

Información adicional

  • COPETE Tenía 93 años
  • TEMATICA Argentina

El exentrenador de Rampla Juniors, el santafesino Julio César Toresani, falleció a los 51 años. La noticia causó conmoción en el fútbol de ambas orillas.
Toresani fue futbolista en varios equipos argentinos, Unión y Colón de su provincia natal, River Plate y Boca Juniors, entre otros.
Hace casi seis años había logrado vencer un cáncer linfático. Fue hallado en la habitación que la Liga Santafesina le había acondicionado en la que residía hace dos meses.
El periódico La Nación, de Buenos Aires, afirma que se trató de un suicidio.

Información adicional

  • COPETE Conmoción en el fútbol
  • TEMATICA Uruguay-Argentina

Alfredo Di Stéfano, legendario goleador de River Plate en los años 40 que luego militó en el Real Madrid durante 11 temporadas junto a Ferenc Puskas y Francisco Gento, fue campeón como director técnico con Boca Juniors y River Plate, los dos grandes del futbol argentino.
La 'Saeta Rubia' ganó con los 'xeneizes' el campeonato Nacional argentino de 1969 y con los 'millonarios' el Nacional de 1981.
Había iniciado su carrera como entrenador en el español Elche, pero en 1968 fue contratado como mánager por la institución azul y oro de la Ribera del Riachuelo, pese a que era un riverplatense de alma por tradición familiar y haber sido el club que lo llevó a la primera división.
Eran otros tiempos y ningún fanático se sintió ofendido por ver al 'Di' pasar a ser el conductor de los boquenses.
Para el Nacional-1969, formó una escuadra a su gusto, con una fuerte disposición ofensiva y dos punteros netos como Ignacio Peña y Ramón 'Mané' Ponce.
"Un partido de futbol sin goles es como un domingo sin sol", dijo una vez y sea cual fuere el origen de la frase, lo define de cuerpo entero.
La idea del DT era abrir la cancha y romper con un futbol mezquino y cerrado, mientras que en el medio campo le confirió poder al volante con proyección de ataque Norberto 'Muñeco' Madurga.
El cerebro era Orlando 'El Negro' Medina, quien le ponía pases en profundidad a Madurga, mientras que en la zaga se lucía un lateral izquierdo de lujo, Silvio Marzolini.
En el arco, reemplazó a una leyenda, Antonio 'El Tano' Roma por un arquero elástico y volador, Rubén Sánchez, y en la defensa ubicó a un peruano que hizo historia en Argentina, Julio Meléndez, considerado por quienes lo vieron como el mejor zaguero central del club por jerarquía y elegancia.
En la faz ofensiva, confió en uno de los máximos ídolos de Boca de todos los tiempos, Angel Clemente Rojas, o 'Rojitas', el hombre de la cintura mágica, capaz de desbaratar una defensa entera con sus amagues.
Los auriazules llegaron a la última fecha con dos puntos de ventaja en choque de campanillas contra su archirrival River en su estadio Monumental. El país futbolero estuvo en vilo.
Boca se puso en ventaja con dos goles de Madurga y River logró empatarle, pero la igualdad le permitió a los azul y oro dar la histórica vuelta olímpica en el templo de su superadversario.
"Fue un partido muy importante. Nuestro equipo era atípico a la historia clásica de Boca, porque éramos muy ofensivos, de la mano de Di Stéfano como técnico", comentó una vez Marzolini.
Trotamundos del fiutbol, Di Stéfano regresó a España y dirigió a Valencia, Rayo Vallecano y Castellón, e incluso a Sporting de Portugal, hasta que en 1981 volvió al país para dirigir a su querido River Plate.
En manos del 'Di' quedó un equipo de estrellas, que no daba pie con bola y que había forzado el alejamiento de Angel Labruna, ídolo y leyenda riverplatense.
"Ningún jugador es tan bueno como todos juntos", decía Di Stéfano.
Brillaban en la escuadra varios excampeones mundiales de Argentina-1978 como el goleador Mario 'Matador' Kempes, el capitán Daniel Passarella y el arquero Ubaldo Fillol, además del lateral Alberto Tarantini y el volante Américo Gallego.
River conquistó el título con un diseño de juego menos audaz frente al que se considera el mejor equipo de Ferro Carril Oeste de su historia, el que dirigía técnicamente Carlos Timoteo Griguol.
El partido de ida final lo ganaron los riverplatenses 1-0 con gol de Julio Olarticoechea en el Monumental y la vuelta, en cancha de Ferro, también por 1-0 con un cabezazo de Kempes.
"Creo que elegí el camino justo, el de la disciplina y el sacrificio. Cuando el traje de etiqueta no va, hay que ponerse el overol", dijo Di Stéfano después de la final.

Información adicional

  • COPETE Recordando a la “Saeta Rubia”
  • TEMATICA Fútbol argentino

Nacieron en el mismo barrio, la Boca, a principios del Siglo XX y rápidamente se convirtieron en grandes adversarios. Se enfrentaron por primera vez el 24 de agosto de 1913 y ganó el Millonario. El Xeneize recién logró su primera victoria el 18 de septiembre de 1918.
La Boca es un barrio de Buenos Aires (Capital Federal), que está situado en el límite sudeste de la ciudad. Su nombre se debe a que se ubica en la desembocadura del Riachuelo en el Río de la Plata.
El destino quiso que River y Boca nacieran en el mismo país, en la misma ciudad, en el mismo barrio. En los comienzos del Siglo XX eran vecinos, transitaban las mismas calles, compartían los mismos rincones, pero la comunidad les duró poco y rápidamente se transformaron en grandes rivales.

El Club Atlético River Plate se creó el 25 de mayo de 1901 tras la fusión de los equipos Santa Rosa y La Rosales y luego de desechar el nombre Juventud Boquense propuesto por uno de los socios fundadores. Disputó sus primeros partidos en la Dársena Sud del Puerto de Buenos Aires, en el barrio de La Boca, donde el 3 de abril de 1905 hizo su aparición el Club Atlético Boca Juniors.

River tuvo que emigrar del Puerto y peregrinó por Sarandí y Caballito hasta regresar nuevamente a La Boca, donde tuvo su estadio hasta 1923. Ese año debió abandonar los terrenos y se mudó a Palermo, de donde se marchó en 1938 para asentarse en Núñez. Boca, en cambio, resistió y permaneció en el barrio.

El primer superclásico se disputó el 24 de agosto de 1913, en la cancha de Racing, y River venció 2-1 a Boca con goles de C. García y Ameal Pereyra, mientras que Marcos Mayer anotó para el Xeneize. Recién el 18 de septiembre de 1918, tras siete partidos, Boca logró su primer triunfo al imponerse por 1-0 con tanto de Brichetto.

Luego del encuentro que se llevó a cabo el 27 de julio de 1919 hubo que esperar hasta el 4 de diciembre de 1927 para que se vuelvan a ver las caras. En el medio se produjo la división del fútbol argentino y los clubes más grandes compitieron en torneos diferentes, ya que Boca se quedó en la Asociación Argentina y River se metió en la Asociación Amateur.

Pasan los años, los enfrentamientos, los triunfos de uno, las victorias del otro, los empates, los partidos emocionantes, los encuentros aburridos, las historias alegres y pintorescas, los hechos tristes y dramáticos. Boca no puede vivir sin River, River no puede vivir sin Boca. La Argentina no puede prescindir de este superclásico.

Información adicional

  • COPETE Hermanos enemigos
  • TEMATICA Fútbol argentino

 

UD Portal I En Red Estamos - Todos los derechos reservados

¿Te gusta Ud?

Close

Seguínos en nuestras redes y compartí!