Un día de San Patricio sin desfiles

Valora este artículo
(0 votos)

A pesar de que el temor al coronavirus haya cancelado el tradicional desfile de San Patricio en las ciudades y pueblos de Irlanda, la festividad del 17 de marzo seguirá presente, aunque se conmemore puertas adentro de los pubs.

La tradición dice que en la fiesta de San Patricio hay que vestir prendas verdes o al menos un gorro de ese color para evitar que los leprechauns, los duendes de la mitología celta, puedan detectar a las personas, o en todo caso, que no los pellizquen.

Pero en realidad al patrono irlandés siempre se lo representó con ropas azules y celestes. De hecho el rey Jorge III creó la Orden de San Patricio, que se representaba con ese color; y la bandera presidencial irlandesa tiene al azul como fondo.

Aunque desde 1640 se usaban cintas verdes en la celebración, este color se popularizó con la rebelión republicana de 1798 contra la corona británica, que usó a la fiesta como plataforma para sus reivindicaciones de independencia.

La figura de San Patricio se asocia a la de un predicador nacido en un hogar romano en Escocia o Gales, que en el año 432 llegó a Irlanda a evangelizar.

Su verdadero nombre era Magonus o Succetus, pero cuando se convirtió en sacerdote se presentó como Patricius.

A San Patricio se lo considera como el introductor del catolicismo a Irlanda, y para la conversión de los pueblos celtas usó un eficaz truco de marketing: con un trébol de tres hojas explicó como Dios podía ser tres (padre, hijo y espíritu santo) y uno a la vez.

Al santo se le asocia con la expulsión de las serpientes. Pero desde que Irlanda se separó geográficamente de Gran Bretaña tras la última glaciación, nunca hubo ofidios en la isla esmeralda. Jamás hubieran soportado las frías temperaturas para buscar hogar.

Durante generaciones la fiesta de San Patricio era una celebración religiosa. Hasta 1970 los pubs irlandeses cerraban el 17 de marzo, y solo se podía probar un poco de cerveza en una tradicional exposición de perros.

Actualmente ese día se venden 13 millones de pintas de Guinness en todo el mundo, y solo en Estados Unidos, las ventas de cerveza ese día aumentan un 174%.

La idea de realizar desfiles en honor a San Patricio no surgió en Irlanda sino en Estados Unidos. Más exactamente, el primero fue organizado por un grupo de soldados irlandeses al servicio de la corona británica que marcharon por las calles de Broadway.

En los últimos años el desfile es protagonizado por 250.000 personas, sin contar a las que se juntan a lo largo de la Quinta Avenida a saludar. Eso sí: todos van a pie, allí no se permiten vehículos a motor.

La diáspora irlandesa expandió el festejo de San Patricio por todo el mundo, además del intenso marketing que realiza la cervecera Guinness.
Una de las ciudades que lo vive más intensamente es Buenos Aires, donde residen unos 500.000 irlandeses y sus descendientes.

A lo largo de la céntrica Avenida de Mayo desfilan agrupaciones de tradición gaélica, bandas de gaitas y carrozas. La fiesta sigue hasta el barrio de Retiro, donde se concentran la mayor cantidad de pubs irlandeses, en que suelen tocar bandas de música celta y otras que homenajean a U2.

Información adicional

  • COPETE: El patrono de Irlanda
  • TEMATICA: Sociedad
Más en esta categoría: « Historia y leyenda de San Valentín

 

UD Portal I En Red Estamos - Todos los derechos reservados

¿Te gusta Ud?

Close

Seguínos en nuestras redes y compartí!